¿Vuelve el público visitante a las canchas?

En las últimas horas circuló la versión de que luego del Mundial de Rusia 2018 se permitiría el ingreso de los hinchas visitantes a los estadios. Sin embargo, esta medida se aplicaría de forma paulatina, comenzando con aquellas instituciones en donde las localidades disponibles no sean cubiertas por los socios y abonados propios. Se implementaría, además, un sistema de seguridad para el ingreso de todos los aficionados en general. La confirmación podría estar a fin de año.

 

Dentro de un mes podríamos empezar a festejar por el regreso de los simpatizantes visitantes, sin dudas, uno de los deseos más anhelados por los todos los hinchas. Pero todo depende del acuerdo al que lleguen las autoridades del Ministerio de Seguridad, el presidente de la Superliga, Mariano Elizondo, y el titular de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, cuando se reúnan a tratar ese y otros temas. Si luego de esa reunión decidieran avanzar con el proyecto, desde agosto de 2018 podría darse la vuelta de los hinchas visitantes.

Pero en principio, sólo algunos equipos podrían contar con el apoyo de su gente en territorio rival. Esto se debe a la aplicación parsimoniosa de la medida que presenta dos puntos importantes. El primero es que los clubes que obtengan este beneficio serán aquellos que no agoten la capacidad del estadio con sus propios socios y abonados. El segundo es la puesta en funcionamiento de otros métodos de seguridad que le garanticen, tanto al hincha local como al visitante, que no va a haber disturbios en los accesos a las canchas ni en los traslados en micro, sobre todo los ocasionados por los barras-bravas. Según informó el Ministerio de Seguridad, sería un sistema similar al de “Tribuna Segura” pero más avanzado, y ya están trabajando en él. Para muchas instituciones, la mayoría del interior, la vuelta de los visitantes representa un ingreso económico importante desde hace varios años dejaron de percibir debido a la prohibición que rige.

Queremos la vuelta de los visitantes, en las buenas y en las malas, pero principalmente sin violencia.