Tropezó con la misma piedra

San Lorenzo cayó 75-57 ante Virtus Bologna y volvió a tropezar en las semifinales de la Intercontinental. El domingo irá por la medalla de bronce ante el perdedor de Iberostar Tenerife y Rio Grande Valley Vipers.

Mismo torneo, misma instancia. La Copa Intercontinental se presentaba como otra oportunidad más para el Ciclón de conquistar ese ansiado título que le falta para consolidar su desarrollo en el básquetbol en los últimos años; sin embargo, no pudo ser. Al igual que la edición del año pasado, le tocó enfrentar al campeón europeo de FIBA y la diferencia entre ambos equipos fue clara desde el inicio del juego.

Los parciales fueron 23-10, 8-17, 21-15 y 23-15. Pese a la remontada en el segundo cuarto por parte de los Cuervos, el conjunto italiano demostró su jerarquía y superioridad a lo largo del encuentro y no sufrió demasiados contratiempos para llevarse la victoria y el pase a la final.

Las estadísticas son contundentes: 47% a 32% en tiros de campo, 40% a 26% en triples, además de una marcada superioridad de los europeos en el apartado reboteador (39 a 25).

De todas formas, los dirigidos por Néstor García tendrán revancha el domingo y podrán revalidar la medalla de bronce que obtuvieron el año pasado tras vencer a Austin Spurs por 77-59.

 

  • 75-57, Copa Intercontinental, San Lorenzo, Virtus Bologna