Silencio Atroz II

Después de 15 años, San Lorenzo derrotó a River en el Monumental, golazo de Adolfo Gaich. Y eso que el Millonario erró dos penales: uno que Sebastián Torrico le contuvo a Rafael Santos Borré y otro que Juanfer Quintero estrelló en el poste, bordeó la línea y se fue del campo.

No fue goleada histórica en contra en la visita al Monumental ni mucho menos. No se jugó contra el cuco ni ante el mejor equipo del país, ese que en el momento más álgido del año perdió la final de la Libertadores, tampoco. Se visitó el barrio de Nuñez, donde en ese escenario históricamente costó y mucho, ese donde hacía 15 años no se volvía con el triunfo pese a aquella recordada noche del 8 de mayo del 2008 donde se levantó una serie de la misma Copa perdiendo 0-2 y con dos hombres menos…

Esta noche, la mano pintó compleja desde el vamos cuando River lo arrinconó contra Torrico. Sin embargo, en la primera que tuvo el Ciclón, Adolfo Gaich no perdonó y puso al elenco azulgrana en ventaja. Al rato, Andrés Herrera se mandó una macana para que el inoxidable San Torrico volviera a ponerse el traje de héroe al atajarle un penal a Santos Borré.

Cortando clavos, haciendo cuernitos o como fuera, San Lorenzo iba en ventaja al descanso, y eso era lo que importaba.

En la segunda mitad, pasó de todo y no exagero. Herrera volvió a mandarse otro penal insólito, y Juan Fernando Quintero lo falló al rematar en el poste izquierdo de un Torrico que otra vez había adivinado el disparo. La desesperación atrapó al local y San Lorenzo aprovechó este momento gracias a la frialdad de los Romero, en especial de Oscar que hizo echar a Exequiel Palacios, primero, y a De la Cruz, más tarde.

Terminamos pidiendo la hora y sufriendo como de costumbre, es cierto, se lo perdieron Pratto, y Torrico dos veces -una doble ante Martinez Quarta y otra de Pratto- más salvó los tres porotos. Pero se ganó, y es lo que cuenta.

El Monumental terminó de fiesta porque celebraron un título del año pasado, San Lorenzo festejó y se acerca al lote de los de arriba y llega al receso de la mejor manera. Victoria azulgrana, como sea pero victoria al fin…