Noche de tERROR

Otra nueva presentación para el olvido de un San Lorenzo que cayó 1-0 con Talleres en Córdoba. El Ciclón ni siquiera mejoró su imagen pese al triunfo ante Vélez días atrás. Y eso que jugó los últimos minutos con un hombre de más y en Talleres terminó atajando un jugador de campo…
Foto: La Voz de Córdoba

Que San Lorenzo no juega a nada desde hace tiempo, no caben dudas. Que muchas veces no tiene capacidad de reacción es un ingrediente que lamentablemente debemos admitir. Es cierto y doloroso al mismo tiempo, pero no hay manera de ocultarlo.

Talleres dominó a San Lorenzo desde el primer tiempo, es la realidad. Más allá del grosero error del árbitro Penel en amonestar a Juan Ramírez, ex jugador de la T, cuando debió haberlo hecho con Donatti, el propio Ramírez pecó de inocente o desmemoriado cuando derribó a un rival desde atrás y vio una nueva amarilla que se transformó en roja.

Segundo partido consecutivo que el equipo debía remar con un hombre menos desde la etapa inicial. Pero esta falla arbitral no puede soslayar el hecho de que el Ciclón juega decididamente mal, y hablando de decisiones no podemos dejar de lado que el entrenador falla, y lo hace seguido.

El complemento nos sorprendió con la salida de los Romero, Óscar y Ángel. ¿Se debió a un cambio táctico? ¿Fue por bajo rendimiento? ¿Quiso sacar a uno, el otro se enojó y optó por cambiarlos en bloque? En el vestuario quedará la respuesta, en la cancha quedaba la sensación de que San Lorenzo hipotecaba la única cuota de fútbol que pudiera quedar, aún en un equipo diezmado. Para colmo, en el enésimo avance, Jonathan Menéndez encaró y ante la pasividad de la línea de fondo remendada con Cachila Arias (además de Peruzzi, Gonzalo, Donatti y Pittón) disparó al arco y venció la resistencia de Torrico. Era el 1-0 para el elenco cordobés. Comenzaba a venirse la
noche…

Si ya pintaba compleja la historia, a Uvita Fernández lo talaron y “Lamolina” Penel dejó seguir. La consecuencia fue que el ex Defensa y Justicia se retiró lesionado (probable compromiso ligamentario), ingresó Torito Rodriguez y dejó en soledad al Tanque Gaich, el otro reemplazante de los Romero luego del entretiempo. En desventaja numérica y en el marcador, San Lorenzo quemó sus últimas naves. Y estuvo a tiro del empate cuando Gaich esquivó a media defensa de Talleres y asistió a Peruzzi quien le dio al arco y encontró un rebote. El mismo le quedó en inmejorable posición a Bruno Pittón. Pero esta vez el sorprendente “goleador” pateó suave y dilapidó la igualdad.

Para lo anecdótico quedarán las expulsiones del arquero Guido Herrera (fuerte infracción sobre Gaich) y la de Menéndez. Que el delantero Nahuel Bustos se haya calzado el buzo de arquero en los últimos casi diez minutos no modificó nada: San Lorenzo no pateó nunca más al arco.

Flojísima performance del equipo de Monarriz en Córdoba y ante su público que volvió a decir presente como visitante, esta vez en el Mario A. Kempes. Incertidumbre de cara al próximo encuentro y más dudas que certezas en función de la cada vez más insostenible presencia de Diego Monarriz como entrenador del equipo…

  • San Lorenzo, Superliga, Talleres