La trastienda de cómo se fundó San Lorenzo

En los principios del Siglo XX, el dueño de la pelota tomaba las decisiones. Y si quería armar un club, se armaba un club.
Foto: El Gráfico

No hay mejor forma de celebrar el cumpleaños de San Lorenzo que recordando sus inicios, cuando, sin mucho dinero pero con ganas de sobra, unos muchachos que aficionaban por el fútbol tomaron la decisión de fundarlo. Para volver a ese momento, 113 años atrás, es ideal la crónica de El Gráfico escrita por Lauro Palma y publicada en 1937 —y digitalizada en la página web de la histórica revista—, en la que los propios ideólogos del Ciclón contaron el paso a paso de los inicios.

Hace más de 100 años, el dueño de la pelota era Luis Gianella. Y el que poseía la redonda decidía qué se hacía con ella; si pedía penal era penal y si pedía que se anulara, se anulaba. Según explica la crónica al comienzo, llegó el día en que se desprendió de la pelota: Federico Monti, también del barrio, se la compró por dos pesos con cincuenta. En 1907, época en la que emergían clubes a mansalva en la Ciudad de Buenos Aires y en los alrededores, Monti estuvo pillo y propuso fundar un club. Y si el dueño de la pelota proponía fundar un club, se fundaba un club.

Monti, Gianella, Francisco Martagliati, José Colazurdo, Francisco Xarau, Luis Manara y José Savor fueron los presentes en aquella primera asamblea improvisada de 1907. Según le explicaron algunos de los protagonistas a Palma, el diálogo de elección del nombre de Forzoso de Almagro —Forzoso, no San Lorenzo—, fue algo así, con Monti siempre tomando la iniciativa:

“—Le ponemos ‘Forzoso de Almagro’.

— ¿Y eso qué quiere decir?

—Y… que somos forzosos, que tenemos mucha fuerza… y que para ganarnos se van a tener que hamacar.

—Y bueno; pongámosle así.”

“Ni se labró acta ni se eligió comisión. Federico Monti, dueño de la pelota, asumió implícitamente los cargos de presidente, capitán del cuadro y… tesorero. Porque es el caso que el club comenzó de inmediato a tener fondos, pues allí nomás uno puso diez centavos, otro cinco, alguno un cobre de dos ‘guitas’… Y bueno: todo es plata”, explicaba el cronista. Claro está, necesitaban dinero para comprar el sello del club, elemento fundamental para ser tomados en serio por las otras instituciones de la época.

Después de un tiempo, consiguieron los 7,25 pesos que costaba el preciado sello y, un día de 1908 —los fundadores no recordaban con exactitud pero creían que el primero de abril, porque era le fecha que databa en el sello—, aún sin cancha y entrenándose en la calle con una pelota chiquita, surgió el escudo del Club Atlético Forzoso de Almagro. El mismo era, según El Gráfico, “una corona de laureles corno la del escudo nacional, rodeando una pelota de fútbol”.

Tras dos años practicando en las calles y jugando de visitantes, el Padre Lorenzo Massa los invitó a que utilizaran la cancha que estaba detrás de la Capilla de San Antonio. Su preocupación era que, entre goles, pases y algún lujito que otro, fueran víctimas de algún accidente de tránsito propio de vagar por allí distraídos.

Reformaron la cancha, el Padre les regaló un juego de camisetas azules y rojas y se pusieron manos —y pies— a la obra: detallaba Lauro que, al ahora estar allí, Forzoso podía participar de la Liga Don Bosco, campeonato que jugaban los colegios religiosos. Otro cambio, y trascendental, que sucedió en ese proceso fue el del nombre, pero qué mejor que leer el diálogo entre Gianella y Monti que los propios protagonistas recordaron en 1937, y que reprodujo el periodista, casi 30 años después del hecho:

“—Che, tenemos que cambiarle el nombre al club.

—¡Cambiarle el nombre! ¿Y por qué?

—Y… ¿no ves que cada domingo hay que pelearse porque nos toman para el churrete?

—Sí, eso es cierto, ¿Y qué nombre quieren poner?

—A mí me parece que convendría ponerle ‘Lorenzo Massa’ para quedar bien con el padre. Él nos dio la cancha, las camisetas…”

El Padre, enterado de las intenciones de Gianella, rechazó el homenaje, pero sugirió que le pusieran San Lorenzo, “en homenaje al Santo de ese nombre y a la batalla de San Lorenzo”. Monti cedió, pero bajo la condición de que la parte final del nombre no se tocara: “Que le pongan San Lorenzo si quieren, pero que le dejen de Almagro, porque nosotros somos de Almagro. Y el arreglo del sello que lo pague el padre Massa”. Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

 

l

Más noticias

Fútbol

Segundo día de entrenamiento pensando en Independiente

El Ciclón se prepara para afrontar las dos fechas finales de la Liga Profesional.

Fútbol

Luis Zubeldía anunció que se va de Lanús: ¿Se acerca a Boedo?

El entrenador convocó a una conferencia de prensa donde anunció que se va del club del sur y se convertiría en el candidato N°1 para dirigir a San Lorenzo.

Fútbol

"Ojalá se dé el milagro de entrar en la Copa": ¿Hay chances?

Uvita Fernández declaró tras el partido que el grupo anhela conseguir el objetivo de llegar a la Sudamericana, aunque la incógnita es si hay posibilidades matemáticas de alcanzar el sueño...

Divisiones Formativas

Fernando Berón a un paso de San Lorenzo

El coordinador no seguiría en Independiente y tendría todo encaminado para arribar a Boedo, lugar en el que ya trabajó...

l

Lo más leido

" alt="Un ex San Lorenzo en el Equipo Fantasía de Iniesta">

Fútbol

Un ex San Lorenzo en el Equipo Fantasía de Iniesta

Andrés Iniesta incluyó a un futbolista con pasado en Boedo en su equipo del juego oficial de la liga española.

" alt="El Pando recibirá una velada de boxeo">

Deportes

El Pando recibirá una velada de boxeo

La agencia Chino Maidana Promotions, encabezada por el ex boxeador, organizará una velada en el Polideportivo de Boedo el próximo 10 de diciembre, en donde habrá cinco peleas, y una por el título sudamericano de la categoría wélter.

" alt="Trabajó en un taller y llegó a firmar su primer contrato: la historia de Francisco Rivadeneira">

Fútbol

Trabajó en un taller y llegó a firmar su primer contrato: la historia de Francisco Rivadeneira

El arquero llegó de Tucumán en 2013 para hacer las inferiores en San Lorenzo, vivió en la pensión del club y hasta llegó a trabajar con un familiar por la tarde para poder mantenerse. En las últimas horas firmó su primer contrato profesional en Boedo.