La historia del DT de futsal de San Lorenzo, elegido entre los 10 mejores del mundo

Luciano Antonelli jugó en cancha de 11 hasta la Reserva, cuando quedó libre. Probó su suerte sobre el parquet, compitió más de 10 años en Europa y volvió al club para triunfar como DT. "Ahora vamos por la Libertadores", dice a días de haber alzado la Supercopa. Y no descarta volcarse al fútbol profesional. Un repaso por su carrera.
Luciano Antonelli Luciano Antonelli (41) está al frente del equipo desde 2019.

Hay un poster al que Luciano Antonelli (41) se prohíbe olvidar. No le importan los bordes amarillentos, las puntas resquebrajadas o las arrugas que se hayan originado entre mudanza y mudanza: estuvo pegado durante años en la pared de su cuarto y, cuando partió a Europa, no dudó en guardarlo en la valija. “Salió en El Gráfico después de que le ganamos 1-0 a Huracán con gol de Maydana, una mañana en cancha de Vélez. Yo, que era alcanzapelotas, aparezco al lado de Roly Escudero”, describe. Y la sonrisa se le escapa de inmediato.

Figu tenía apenas 10 años cuando llegó a San Lorenzo bajo el ala de Ricardo Calabria. “Mi papá me hizo hincha y quería que jugara en el club”, aclara. No se imaginaba de otra manera que como jugador de fútbol 11. “Cada vez que lo cruzo al Roly le digo que ese día en el Amalfitani le pedí la camiseta y no me la dio. Nos reímos. Soy un agradecido de toda la gente que conocí gracias al fútbol”. Su sueño se extendió durante una década, en la que compartió con jugadores del calibre de Leandro Romagnoli, Bernardo Romeo y Alberto Acosta, por citar algunos.

Completó la etapa de Infantiles, superó todas las pruebas de Inferiores y llegó a la Reserva, donde alcanzó a disputar la Dallas Cup. Pero la aventura terminó de repente: en diciembre de 1999 quedó libre y nadie supo explicarle el motivo. Se fue dolido, creyendo que su historia con la azulgrana había terminado. Fue apenas el comienzo: en 2014 regresó como jugador de futsal y en 2019, tras cuatro años como ayudante de campo, se hizo cargo del cuerpo técnico. Se convirtió así en uno de los 10 mejores entrenadores de la disciplina a nivel mundial, según un ranking elaborado por Futsal Planet, el medio internacional más prestigioso del deporte.

-Empezaste el año con todo: primero la distinción, ahora son campeones de la Supercopa…

-(Sonríe) El reconocimiento me tocó a mí, pero es un laburo de todos. Hay un montón de gente que trabajó para eso, fundamentalmente los jugadores. Al título lo disfrutamos, pero cuando ganás querés seguir ganando. Estoy esperando que nos digan contra quién jugamos el próximo partido, ja. Aparte soy demasiado competitivo…

-Sos competitivo. ¿Te frustrás cuando las cosas no se dan?

-Ahora no, pero cuando jugaba me pasaba. Ahora lo analizo y lo vivo desde otro lado. Aparte, lo que me pasa con este grupo es que las veces que nos tocó perder siempre lo hicimos dejando todo, sin reprocharnos nada. Entonces, esa frustración no apareció. Trato de sacar lo positivo cada vez que toca perder.

San Lorenzo venció 5-0 a Newell’s y se quedó con la Supercopa. Foto: @CASLAFutsal.

-Alguna vez el Gallego Méndez dijo que la gloria es tan efímera que dura solo una hora. ¿Lo ves así?

-Y, con el ritmo que vivimos y de la manera que se vive el deporte, sí. Es muy poco lo que podés disfrutar, porque ya estás pensando en lo próximo y aparte, en la situación nuestra, la vara está muy alta: sentís siempre esa obligación de que tenés que ganar. No porque te lo hagan sentir de afuera, sino porque uno se pone autoexigente y se prepara para eso. Apenas terminás de ganar un partido o un campeonato querés competir de nuevo para volver a ganar. Y bueno, eso es un problema, ja.

Al poco tiempo de haber colgado los botines con tapones, Antonelli se embarcó en una travesía que lo llevó a recorrer Europa. Jugó en Italia y en España y, por primera vez en sus 20 años, aprendió a vivir del fútbol. Era la segunda vez en su historia que se subía a un avión (la primera había sido para disputar el torneo con San Lorenzo), pero estaba solo. “No me reprocho nada. Nunca dije: ‘Bueno, me hubiese quedado acá a jugar en cancha de 11’. Estoy muy conforme”, analiza. Aunque, confiesa, cuando partió rumbo a Arzignano, a 180 kilómetros de Milán, fue con la idea de retomar aquella carrera que en la Argentina quedó trunca. “Cuando llegué -dice- me di cuenta de que no tenía chances, ja”.

El día que Bruno Calabria, manager del futsal de San Lorenzo y uno de esos amigos que conoció en su etapa como jugador, le propuso sumarse al plantel, no lo dudó: una semana antes de viajar ya había levantado un trofeo con la azulgrana, pero todavía le quedaba mucho por recorrer. Mientras despuntaba el vicio sobre el parquet, empezaba a moldear su figura de DT al frente de la Quinta y, en 2015, ya retirado y con el curso de entrenador finalizado, se convirtió en ayudante del técnico de la Primera. En ese cargo ganó el torneo local de 2018 y, cuando pasó al frente, sumó a las vitrinas la edición de 2019, el Nacional 2020 y la Supercopa 2020 y 2021.

-¿Qué es lo que falta ahora?

Ahora vamos por la Libertadores. Después me queda aprender muchísimo, y mejorar también. Tuve la suerte de trabajar en cancha de 11 en equipos como Dock Sud, Midland y Defensores Unidos de Zárate, miro mucho fútbol también… Creo que un montón de cosas de futsal se pueden aplicar en el fútbol de 11. Es más, se aplican. Igual, mi carrera como jugador empezó como jugador de 11 y terminó como jugador de futsal. Quizá ahora puede ser al revés: arrancar como entrenador de futsal y terminar como entrenador de 11. Ese es mi sueño, poder algún día estar en el banco de la Primera de San Lorenzo.

“Ahora vamos por la Libertadores”, dice el entrenador. Foto: @afa.

 

-¿Qué cosas se aplican?

-Hoy, por ejemplo, en el fútbol de 11 se juega mucho en espacios reducidos, por más que la cancha sea grande: si lo mirás con un drone, los jugadores están todos juntos. Al haber tanto estado físico y velocidad, el tiempo para pensar es menor y esa es una de las cosas que nosotros trabajamos constantemente en el futsal: el tema de decidir rápido, mejorar la postura, los controles y los perfiles, porque hay que ganar tiempo.

Además de su rol como DT, Figu forma parte del equipo Senior de San Lorenzo, donde se codea con los jugadores a los que admiraba de chico. “No tenía un ídolo en particular, pero para mí -describe- era todo poder estar ahí y verlos. Por ejemplo, miraba mucho al Diablo Monserrat, que jugaba en la misma posición que yo. En el torneo en Punta del Este que ganamos yo jugué de cuatro y él de ocho. San Lorenzo me dio y me sigue dando un montón de cosas“.

-De algún modo compensó ese mal momento que pasaste cuando te tocó irte…

-Sí, ni hablar. Esa bronca fue en el momento, más que nada por no haber entendido mucho el por qué de un día para el otro, pero pasaron un montón de años. Nací en San Lorenzo, mi familia es hincha y jamás me enojé con el club. Hoy por hoy disfruto de poder estar acá, de ir a la cancha, de vivir un montón de situaciones, de estar en el Pando y formar parte del proceso de la Vuelta a Boedo. Son situaciones que uno disfruta… Al sueño de chico lo cumplí de grande.

-El futsal es uno de los exponentes de la Vuelta a Boedo: en el Pando, San Lorenzo empezó a recuperar la parte social y deportiva que había quedado trunca. ¿Cuánto influye la presencia de tipos identificados con el club como vos, Calabria, Stazzone…?

-Mucho. Es algo fundamental, porque constantemente instalamos eso. Uno hace sentir que hay que jugar respetando y queriendo esta camiseta. Pero no tratamos de convencer, sino de inculcarles eso a los que vienen. Por ahí ves que vienen chicos con la camiseta de San Lorenzo y ni siquiera son hinchas, o sus padres. Y no tienen la obligación, pero lo hacen porque quieren, porque lo sienten. Cada uno decide, pero el trabajo de enseñarles el sentido de pertenencia está muy metido dentro de nosotros.

l

Más noticias

Fútbol Profesional

“Lo importante es que seguimos sumando puntos”

El entrenador uruguayo valoro el punto como local y destaco la evolución de San Lorenzo en lo que va del campeonato.

Fútbol

Torrico: "La idea nuestra es ser protagonistas y pelear por el campeonato"

Sebastián Torrico habló tras el empate ante San Lorenzo con mucha felicidad por superar la marca de los 200 partidos junto a Néstor Ortigoza, comentó que es lo que propone Montero en la semana y opinó acerca del empate ante Banfield.

Fútbol

Ortigoza: "Es un sueño haber cumplido 200 partidos con el club que amo"

Néstor Ortigoza habló tras el empate ante Banfield analizando lo que fue un cotejo que consideró haber tenido un resultado justo. Además, Ortigoza se expresó a nivel personal contando la felicidad por su presente en el club y la marca conseguida de los 200 partidos.

Fútbol

San Lorenzo generó pero sufrió la falta de contundencia: empate ante Banfield

El Ciclón abrió el partido con un bombazo de Uvita Fernández pero al minuto sufrió el empate. Generó más que en otros partidos, pero no pudo convertir.

l

Lo más leido

" alt="¿Cómo está la situación de Andrés Herrera?">

Fútbol

¿Cómo está la situación de Andrés Herrera?

El lateral derecho fue partícipe del seleccionado argentino en los JJOO en un combinado que no logró avanzar a los cuartos de final quedando eliminado en la primera ronda.

" alt="Los errores y aciertos de San Lorenzo en el empate ante Banfield">

Fútbol

Los errores y aciertos de San Lorenzo en el empate ante Banfield

Pasadas cuatro fechas del campeonato, vamos analizar el último partido, con respecto a las declaraciones de Paolo Montero en conferencia de prensa, post empate con Banfield. ¿Evolucionó el equipo? ¿Empiezan aparecer las sociedades? ¿Cómo defiende y ataca?

" alt="Se confirmó la lesión de Uvita Fernández">

Fútbol

Se confirmó la lesión de Uvita Fernández

El delantero de San Lorenzo debió ser reemplazado a los 15 minutos del segundo tiempo en el partido ante Banfield luego de que sintiera un fuerte dolor en su tobillo izquierdo por lo que Uvita abandonó el campo con dificultades al pisar.

" alt="El reencuentro de Mercier y Ortigoza en San Lorenzo">

Fútbol

El reencuentro de Mercier y Ortigoza en San Lorenzo

El Pichi estuvo de visita en el Nuevo Gasómetro y se juntó con su compañero de mediocampo en el San Lorenzo campeón de América. Foto y mensaje para el 20 en su partido 200 con la azulgrana.