La filosofía futbolística de Mariano Soso

La llegada de Mariano Soso a San Lorenzo generó diferentes sensaciones entre los hinchas del Ciclón y en el mundo del fútbol argentino. Algunos hablan de poca experiencia del nuevo entrenador, otros de sus escasos logros conseguidos, los restantes hace hincapié en su corta edad para poder manejar un plantel con apellidos de peso.

Lo que está claro y fuera de discusión es que el ex entrenador de Defensa y Justicia, se encolumna en una escuela o destaca el trabajo que a lo largo de su carrera fue realizando Marcelo Bielsa. Rosarino como el Loco, basa el funcionamiento colectivo en cinco claves, las cuales llevan tiempo y trabajo, mucho trabajo.

Ellas son: la salida limpia del arco propio, incomodar al rival en todo momento, tenencia del balón, ser un equipo corto en todas las líneas y la mecanización de movimientos. En San Lorenzo Primero realizamos un video análisis con fragmentos de tres partidos de su ciclo en Defensa y Justicia.

Para pregonar la salida por abajo, Soso utiliza un arquero con buen juego de pies y lo complementa con laterales y defensores centrales con amplitud de movimiento y dominio del balón que ayuden a romper líneas.

En la incomodidad de pretende generarle al rival, el DT arranca desde el vamos: tapando la salida y obligándolo al pelotazo. Una vez que la pelota es dividida, intenta juntar en pocos metros a varios futbolistas para que de esa manera no haya tiempo de decisión del otro lado, sumado a los duelos hombre a hombre en varios sectores del campo de juego.

Soso se da a entender como un entrenador que no se siente cómodo sin la pelota. Por eso trata de que las progresiones en la cancha sean con el balón, aunque reconoce que a lo largo de su carrera, ante ciertos equipos no se puede jugar siempre de la misma manera.

Cuando nos referimos a un equipo corto, no sólo hablamos desde la parte defensiva, también hacemos hincapié cuando el equipo está atacando con los centrales, a la altura de la mitad de cancha, y en cada sector para obligar que el rival no pueda por ejemplo romper por adentro.

La automatización de los movimientos habla de la constancia e insistencia que tiene en lo cotidiano Mariano Soso, para que luego se pueda plasmar en los 90 minutos. Podemos observar esto en varios ejemplos como que el delantero sea el primer defensor, que el volante central se meta entre los centrales o que el volante externo haga largos recorridos para cubrir espacios.

  • Defensa y Justicia, Mariano Soso, San Lorenzo, Video análisis