El hambre y las ganas de comer

En la despedida de la Superliga, San Lorenzo y San Martín igualaron 0-0 en la Ciudadela. Pobre partido entre un equipo tucumano (descendido fechas atrás) y el Ciclón alternativo que guardó titulares para el choque del martes por la Libertadores.  

 

Finalmente un día terminó esta tortura llamada Superliga, como era lógico y previsible con otra paupérrima actuación de San Lorenzo. Acorde a lo que viene demostrando desde hace más de dos años, el elenco que conduce Jorge Almirón volvió a la normalidad en el torneo local y proyectó otra pobre imagen de su presente futbolístico.

Más allá de que todas las fichas estuvieron puestas de antemano en la Copa Libertadores, es innegable que un club de la valía de San Lorenzo jamás podía “darse el lujo” de dilapidar otra competencia como lo hizo el conjunto azulgrana. Y esta noche se repitió otra performance para el olvido: sin ideas, sin juegos, con un montón de jugadores mediocres y del montón, en Tucumán el Ciclón dio pena. Y no exagero.

Y eso que no justifica esa actuación el mix presentado por el DT azulgrana debido a que priorizó el cruce del martes ante Melgar. Es algo que tanto el entrenador como sus dirigidos deberían tener en claro, o si no buscar otros rumbos. La grandeza de San Lorenzo no acepta concesiones y excede nombres, en especial cuando aquellos implicados no consiguieron ni una muestra gratis de gloria en la institución.

Para destacar en este flojo cotejo frente al ya descendido Ciruja tucumano fue la actuación de Nahuel Barrios, y muy poco más. El Perrito fue de lo mejor del equipo gracias a su caradurez y esa intención siempre explícita de pedirla, encarar y gambetear con destino de arco contrario. El resto, más de lo mismo, entre regular y aplazo, comenzando con los colombianos Torres y Rentería, a esta altura transformados en insoportables exponente de la gestión Almirón al igual que Peruzzi y varios más.

No quiero seguir haciendo leña del árbol caído, el presente y la ubicación en la tabla hablan por sí mismo. Se tiró por la borda un nuevo campeonato, veremos qué sucede con la Libertadores donde se empezó el camino con el pie derecho. En materia local, se acabó lo que se daba,  felizmente, esperemos que de los errores se aprendan. No queda margen para otro fracaso como éste. Está más que claro, ¿no?

 

 

 

 

 

  • San Lorenzo, san martín, tucumán