Disparadores de la victoria

San Lorenzo cortó una racha de 15 partidos sin conocer la victoria. Un triunfo que servirá desde lo anímico para encarar de otra manera lo que resta de la Superliga y la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Hay varias cosas para analizar de los tres puntos conseguidos por el Ciclón. En primer instancia, el partido de Román Martínez, quién volvió a marcar en lo que va del semestre para darle la victoria a los de Boedo. Un jugador que venia de una larga inactividad y desde que es titular hace 4 partidos, maneja los hilos del equipo. Además de darle ritmo y pausa, cumple un rol importante en el equipo de Almirón.

Por otro lado, cabe destacar el cotejo de Fabricio Coloccini, quién a sus 37 años no da ventaja desde lo físico y aplica su categoría tanto en defensa como cuando sale con cabeza levantada para poder levantar tanto a los hinchas como a sus compañeros. 

Por último, la expulsión de Gabriel Fuentes, que fue el punto de partida para que San Lorenzo tome el balón y se haga cargo del cotejo. El colombiano estuvo bien expulsado y pecó de inexperto. No es un dato menor que pudo ganar teniendo un hombre de más. Algo que ante Independiente no había podido hacer. Muestra de madurez y paciencia del equipo.

  • Junior, San Lorenzo