De futbolista a soldado en Malvinas: conocé la historia de Héctor Cuceli

En el marco del 40° aniversario del inicio de la guerra de Malvinas, recordamos junto al protagonista la historia de uno de los héroes, que además de defender a la patria defendía la camiseta de San Lorenzo.
Foto: cortesía Héctor Cuceli

Héctor tiene 19 años y es el wing de la Tercera de San Lorenzo. Le falta muy poco para ser convocado por el Toto Lorenzo para la Primera, el sueño que anhela desde muy chico. Está preseleccionado para el Mundial Juvenil de Australia 1981 pero una lesión lo deja afuera de la lista. Está destinado a ser futbolista profesional pero una guerra lo deja afuera de la sociedad.

El 5 de abril de 1982, el soldado Cuceli desembarca en Puerto Argentino.  El gobierno militar decidió combatir con el ejército de Inglaterra por la soberanía de las Islas Malvinas. Parece mentira, pero él tiene a cargo a cincuenta soldados y ni siquiera alcanza las dos décadas de vida. Ordena cavar pozos, trincheras naturales que serán camas durante dos meses. Pero el agua late debajo de la tierra, por lo que deben colocar chapas y ropa de combate para no dormir tan incómodos. El techo lo hacen con pasto. De otra manera los aviones ingleses podrían divisarlos.

Así, los primeros días transcurren con relativa tranquilidad. La inacción, dice Héctor, “le comía la cabeza”. Se pasa el día charlando con Héctor Revasti, compañero de categoría en San Lorenzo, y Omar De Felippe. El futuro está en pausa para ellos. Solo queda distraerse y sobrevivir. Pero no hay radio para seguir los partidos y las encomiendas llegan mutiladas: las reciben abiertas sin cigarrillos, chocolates ni plata. La comida escasea. Solo pan y caldo les proveen, por lo que tienen que salir a matar ovejas y vacas. El frío seco de Malvinas, por su parte, oscurece el día a las cinco de la tarde, lo que resulta una ventaja para el ejército enemigo. Tienen miras láser y la posibilidad de atacar, mientras la tecnología argentina escasea. Los cañonazos de los barcos explotan cerca de las trincheras y las alarmas aéreas son cada vez más recurrentes.

El desembarco inglés a Puerto Argentino ocurre al final de la guerra. El 14 de junio tiene lugar una lucha cuerpo a cuerpo que se extiende durante cuatro largas horas. Pero la bandera blanca ya flamea en el viento: es la rendición. Héctor es tomado prisionero junto con los compañeros sobrevivientes y los encarcelan en el buque inglés Canberra, donde devora los platos de comida ofrecidos por los canosos enemigos, que no pueden creer la juventud de los soldados argentinos.

 

Héctor recuerda la vuelta a su casa de Parque Chacabuco con mucha emoción. “Cortaron la calle para celebrar mi regreso. Hicimos un asado con mi familia y vinieron todos los jugadores de la Primera. Walter Perazzo, Rubén Insúa, todos”, cuenta con orgullo y algo de pena. Porque volvió a entrenar y los dirigentes lo recibieron con una promesa: firmarle el primer contrato profesional. Pero la firma se dilató y le ofrecieron mandarlo a préstamo, a lo que Cuceli se negó. “Mi único sueño era jugar en San Lorenzo. Si no era por la guerra hubiera llegado sí o sí. Pero no tengo rencor con nadie”. Luego deambuló por la Liga Rosarina y algunos clubes del Ascenso pero sin la pasión necesaria. Retirado muy joven, empezó a trabajar en un taller de autos en Avenida La Plata, oficio que lo acompañó hasta la jubilación.

Pero antes, la reinserción a la sociedad fue difícil. “Cuando volví estuve 45 días durmiendo debajo de mi cama. Todavía tenía miedo a las bombas aéreas”. Después fue casa por casa a visitar a los autores de cartas a soldados anónimos. “Eran mi único contacto con el cariño humano cuando estaba en Malvinas. Y eso que ni siquiera los conocía”.

Por último, Héctor Cuceli quiere dejar un mensaje por el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra. “Fue un orgullo haber defendido las islas. Un orgullo tan grande que a mi hija le puse Malvina Soledad de nombre. Pasó mucho tiempo desde la guerra, pero me gustaría que no nos olviden. Ni a mí ni a los compañeros caídos”. Y remata: “Ah, una cosa más. Yo soy cuervo hasta que me muera”.  

l

Más noticias

Fútbol

"Creemos oportuno, tomarnos estas próximas 48 hs para poder dar la noticia del nuevo entrenador"

El manager deportivo brindó su primera conferencia de prensa como Coordinador de Fútbol de San Lorenzo y confirmó cuando se va a definir al nuevo DT del Ciclón.

Fútbol

La vuelta al trabajo, bajo el mando de Berón

San Lorenzo volvió al trabajo en el Bidegain, con la presentación del coordinador del fútbol profesional. El plantel entrenó bajo las ordenes de Fernando Berón y seguirá de la misma manera, hasta que se confirme el nuevo Dt.

Fútbol

¿Cómo será el arranque de San Lorenzo?

El Ciclón pondrá primera en la pretemporada de invierno con algunas novedades y a la espera de confirmaciones importantes.

Fútbol

Torrico: su aniversario, sus logros y su futuro

El Cóndor cumple su aniversario con el Ciclón. Nueve años atrás, el ex arquero de Godoy Cruz firmó un préstamo por dos meses y debutó en la portería azulgrana luciéndose con dos estupendas tapadas en los penales ante Deportivo Morón.

l

Lo más leido

La carrera y los números de Rubén Darío Insúa

Fútbol

La carrera y los números de Rubén Darío Insúa

El flamante ídolo azulgrana tendrá su segunda experiencia en el club de sus amores luego de haber ganado un título internacional hace 20 años. El Gallego tendrá la ardua tarea de torcer el rumbo futbolístico del Ciclón.

Rubén Darío Insúa será el nuevo entrenador de San Lorenzo

Fútbol

Rubén Darío Insúa será el nuevo entrenador de San Lorenzo

El entrenador campeón de la Copa Sudamericana 2002 con el Ciclón volverá a ponerse el buzo azulgrana a partir de este mercado de pases.

¿Gordillo se aleja de San Lorenzo?

Fútbol

¿Gordillo se aleja de San Lorenzo?

Yeison sigue sin presentarse a trabajar junto a sus compañeros en Ciudad Deportiva y si no le abonan la deuda, podría ser el primer jugador en dejar San Lorenzo.

Gordillo y un reclamo que puede complicar a San Lorenzo

Fútbol

Gordillo y un reclamo que puede complicar a San Lorenzo

Yeison Gordillo no se presentó a entrenar junto al plantel, producto de una presunta deuda y su futuro en San Lorenzo es incierto. Todavía le queda un año y medio de vínculo con el Club.