Cuestión de familia

Julián Palacios jugó ante Vélez su primer partido oficial como titular en San Lorenzo, y le dio el triunfo al equipo de Monarriz. Repasamos la historia de este pibe quien viene de una familia muy futbolera...
El juvenil le dedicó el gol a su familia.

Después de mucho trabajo y de saber esperar su oportunidad, Julián Palacios tuvo su recompensa. El volante quien supo debutar con la camiseta del Ciclón en noviembre pasado frente a Atlético Tucumán, se había transformado en uno de los elegidos por Monarriz para ingresar al equipo. Hasta que finalmente llegó el día de jugar desde el arranque. Y no sólo aprovechó esta oportunidad sino que además le dio la victoria a San Lorenzo, nada menos que ante el siempre complicado Vélez de Heinze.

Pero no sólo Julián vive con la redonda de principio al final del día: otros integrantes de la familia Palacios también lo hacen. El oriundo de General Pico, La Pampa, mamó desde muy chico el amor por la pelota. Tal es así, que no hay un miembro de su familia que no juegue. Los dos que lo hacen de manera profesional son él y su hermano Matías, con quien vive tras abandonar la pensión del club.

Eduardo, su papá, fue enganche de buen pie y llegó a jugar en la Reserva de Estudiantes (La Plata), compartiendo vestuario con Romeo, Angeleri y Palermo. El Chino, como le dicen en el barrio actualmente, es entrenador de un club de su ciudad. Sin embargo, también su mamá Patricia está involucrada en el fútbol ya que fue una gran goleadora de varios torneos en el equipo que comparte con sus amigas.

Pero hay más: su hermano Leonardo, el mayor de los Palacios, se destacó como un interesante volante de marca en la Liga Regional. Sin dudas, la familia Palacios respira fútbol, y todos sus integrantes gritaron el golazo de Julián, por ahora el primero en su cuenta personal, y que ojalá sea el puntapié inicial de varios que llevarán su firma…

  • Familia, General Pico, Gol, Historia de vida, Julián Palacios, Matías Palacios, San Lorenzo