Héctor Rial, de Boedo a Madrid con cinco Copas de Europa en su espalda

El Nene, como le decían, se crió en el barrio, era hincha de San Lorenzo y consiguió un palmarés que pocos tienen. Conocé su historia.

“Un pendejo en la tribuna no respetó el minuto de silencio y empezó a boludear, y un señor mayor de atrás le dice: ‘Disculpame, nene. Si vos lo hubieras visto jugar a Rial, en este momento estarías haciendo un minuto de silencio. Yo te entiendo porque no lo viste jugar’. Yo estaba al lado y se me caían las lágrimas”, cuenta Juan Pablo Carbone, nieto de Héctor Rial, leyenda del fútbol mundial surgida de las inferiores de San Lorenzo.

Nacido en 1928 en Pergamino pero con padres españoles, Rial vivió durante su infancia y adolescencia en Mármol y Pavón. Claro, su papá tenía el almacén en Mármol y Tarija; Tucuta —como le decían a Héctor— descansaba los lunes, por lo que los chicos del barrio pasaban por el comercio a visitarlo. Tal era su presencia en Boedo, que su llegada a San Lorenzo a los 15 años se dio cuando él estaba jugando al fútbol en la calle con sus amigos. Justo en ese momento pasó un directivo por ahí y frenó su paso para preguntarle si jugaba en algún lado y de qué cuadro era: las respuestas fueron “no” y “de San Lorenzo”. “Te espero en media hora en el club, con pantaloncito y lo más cercano a unos botines que tengas”, le dijo. Fue a los 20 minutos y quedó.

En el Ciclón debutó en 1947, con gol a Independiente incluido. Un par de años en el club le bastaron para ganarse un lugar y asegurárselo una vez que Rinaldo Martino se fue a la Juventus. Sentía mucho cariño por René Pontoni, quien lo apadrinó desde el primer momento. El paso de Rial con la camiseta azulgrana finalizó cuando, en el contexto de le primera gran huelga de futbolistas profesionales, se fue a jugar a Independiente Santa Fe durante el famoso éxodo. “Él se acopló a la huelga porque amaba al Huevo Pontoni. No tendría que haberse acoplado, pero le tenía tanta admiración que lo hizo. Cuando volvió de Colombia, quiso volver al club, al barrio, pero no lo dejaron. Entonces se fue a Nacional de Montevideo y salió campeón. A donde fue, salió campeón”, expresa su nieto.

Y no solo salió campeón en Uruguay: en el Real Madrid consiguió títulos para tirar al techo. El origen de su llegada consta de un pedido de Alfredo Di Stéfano a Santiago Bernabéu de que le trajera un jugador que supiera “cómo devolver la pelota” cuando él se la pasara. La Saeta Rubia pensó en Rial, el Nene, con quien se había enfrentado en la liga colombiana. Ya con el aval e incluso el pedido explícito de Di Stéfano, en 1954 empezó a tirar paredes con el mítico delantero en el Merengue. Fue parte de las cinco Copas de Europa consecutivas del Madrid, con un doblete en la final de 1956 frente al Stade Reims y un tanto en la de 1958 contra el Milan.

Según se vislumbra en videos que fueron publicándose con el paso del tiempo en YouTube, no era el más rápido ni el más habilidoso, pero sí tenía un control y una capacidad para proteger la pelota y entender el juego que no se ven seguido. El hecho de que haya jugado para la Selección Española no quita su nacimiento en Pergamino y surgimiento en Boedo; sin embargo, no suele ser muy recordado cuando se habla de los futbolistas argentinos más importantes de la historia, y lo mismo sucede cuando se mencionan a jugadores salidos de San Lorenzo. Es esto lo que lamenta Juan Pablo: Tenemos un jugador que salió del club y nadie dice que tiene más Champions que Messi”. 

 

Su condición de ídolo no hizo que perdiera la humildad ni la generosidad. Cuando tenía algún dinero de más, lo regalaba o se lo prestaba a alguien que lo necesitara en ese momento. Según recordó alguna vez Milucho, ex futbolista, entrenador y colaborador de Rial durante su etapa como director técnico del Pontevedra, hubo un momento en el que el club no podía pagarles a los jugadores y mantenía importantes deudas con ellos. Fue por ello que citó a los jugadores al vestuario, colocó sobre la mesa un millón de pesetas que habían salido de su bolsillo y, antes de dejarlos en intimidad, les dijo que cada uno agarrara lo que necesitara. Así, ellos tomaron lo que precisaban en ese instante.

Héctor solía tener este tipo de actitudes desinteresadas. Según rememora su nieto, cuando alguien le pedía plata en la calle, ni siquiera dudaba antes de decir que sí. “Él nos decía: ‘ustedes estudien y trabajen, porque yo me la gasto toda y la regalo toda. Ustedes ya tienen su casa. No se les ocurra contar con la plata de las Champions, yo me voy sin un peso de acá’. Y así se fue. Dio todo en vida”, evoca.

El Nene Rial fue el encargado de trasladar la locura por el Ciclón hacia su familia. Aun viviendo en España, todas las semanas llamaba religiosamente al nieto para ver cómo había salido el partido de esa fecha; después de celebrar o insultar al aire, se encargaba de recordar que ese llamado se repetiría el domingo siguiente. Era un tipo de códigos fuertes, forjados en el barrio, que difícilmente podría vivir en tiempos en los que la palabra poco vale si no viene respaldada por una firma o un documento legal. Al fin y al cabo, no hay mejor descripción que la que hace Juan Pablo sobre uno de los futbolistas surgidos del fútbol argentino con mayor impacto a nivel mundial: “Mi abuelo era bohemio. Le gustaban las barajas y le gustaba el whisky”. Salud, Héctor.

l

Más noticias

Fútbol

La falta de idea, reflejadas en las estadísticas

San Lorenzo igualó 1-1 contra Huracán en el clásico, y pese a los siete cambios que había realizado en la previa el entrenador, se volvió a ver un equipo apático. En San Lorenzo Primero te traemos todos los números que dejó el duelo con el Globo.

Fútbol Profesional

San Lorenzo y los clásicos: la racha negativa ante Huracán y el resto de los grandes

De los últimos 14 partidos ante Huracán y los otros 4 grandes, San Lorenzo solo ganó 1, con 7 derrotas y 6 empates. ¿Cuál fue ese partido?

Fútbol Profesional

Dabove: "Se vieron cosas buenas, pero tenemos que seguir mejorando"

Tras el empate 1-1, el DT habló en conferencia por la mala racha que atraviesa el equipo, justificó las salidas de Ángel Romero y Juan Ramírez y advirtió que le preocupa que al equipo le cueste tanto anímicamente reponerse cuando le convierten un gol.

Fútbol Profesional

Di Santo: “Todavía no entiendo el criterio de los árbitros”

El autor del único gol de San Lorenzo ante Huracán dialogó con la transmisión una vez finalizado el encuentro.

l

Lo más leido

" alt="Lista de buena fe, con muchos juveniles">

Fútbol

Lista de buena fe, con muchos juveniles

A pocos días del debut de San Lorenzo en la Fase 2 de la Copa Libertadores, en Boedo ya se conoce el plantel con el que podrá contar Diego Dabove para el certamen continental.

" alt="Dabove: “Es una llave linda, hay que jugar con inteligencia los 180 minutos”">

Fútbol

Dabove: “Es una llave linda, hay que jugar con inteligencia los 180 minutos”

El entrenador de San Lorenzo habló con una radio del país trasandino sobre lo que será el cruce ante la Universidad de Chile por la Fase 2 de la Copa Libertadores.

" alt="Torrico trabajó a la par del grupo">

Fútbol

Torrico trabajó a la par del grupo

El arquero campeón de América realizó la práctica que incluyó fútbol reducido esta mañana en la Ciudad Deportiva.

" alt="A un año del último partido con público en el Nuevo Gasómetro">

Fútbol

A un año del último partido con público en el Nuevo Gasómetro

El 8 de marzo de 2020 fue la última función del Ciclón frente a su gente previo a la pandemia que todavía azota al mundo: ¿Cuándo podrían volver los hinchas al Pedro Bidegain?