Gonzalo Rodríguez: Orgullo azulgrana

Gonzalo Rodríguez tuvo una carrera de alto vuelo. Surgido de la cantera del Ciclón, que supo representar los colores de la Selección Argentina y ser caudillo en Europa.

El defensor central llegó a muy temprana edad al cuadro de Boedo. Recorrió todas las categorías para cumplir el sueño de debutar en Primera en el equipo del cual es hincha. Tras la salida de Manuel Pellegrini, junto a varios apellidos importantes, llegaba el turno de Rubén Darío Insua, el cual le daría muchas oportunidades a los jóvenes que venían pidiendo pista. Fue así como el 26 de julio de 2002, en Rosario y con la camiseta 32, Gonzalo Rodríguez debutaba en el fútbol profesional y con la del Ciclón.

A base de destacadas actuaciones, se quedó con la titularidad indiscutida y fue uno de los pilares para ganar la Copa Sudamericana de aquel año y con buenas actuaciones.

FICHAJAZO | Gonzalo Rodríguez vuelve al fútbol argentino para ...

Tan alto era el nivel que había alcanzado en su primera etapa en CASLA, que era mirado y citado para las Selecciones Juveniles de Argentina y la Mayor. Su venta a Europa era algo inminente, y quien posó los ojos sobre él fue el Villareal de España.

En el Submarino Amarillo, el entrenador era el chileno Pellegrini, quien no dudo y pese a la corta edad del futbolista surgido en San Lorenzo. Su gran velocidad y solidez defensiva lo hacían ser uno de los más destacados de La Liga. Las malas noticias llegaron cuando sufrió dos roturas de ligamento cruzado en su rodilla. Supo reponerse a esta situación y transformo a El Madrigal en su segundo hogar, siendo uno de los capitanes y referentes del equipo donde estuvo hasta el 2012 (253 partidos, 9 goles de amarillo) y obtuvo la Copa Intertoto de la UEFA, en 2004. Un año antes de marcharse de España, sufre una lesión de peroné en un partido de la Europa League contra el Twente de Holanda.

Su estadía en el viejo continente tendría una nueva parada y sería en Florencia. La Fiorentina se hacia de sus servicios y Gonzalo demostraba que se volvía a adaptar rápidamente a una nueva institución. En su primer año logró marcar 6 tantos en 35 encuentros. Y como había ocurrido en Villareal, se gana la confianza de sus compañeros para ser uno de los capitanes. Pero por más que siempre se sintió cómodo donde estuvo, nunca pudo dejar de lado los colores azulgranas. Fue distinguido como el mejor defensor de la historia del club, en una votación que se realizó y fue votada por los hinchas.

Párrafo aparte para su participación con la albiceleste, donde con la Sub 20 logró conseguir el Sudamericano 2003 en Uruguay y con la Sub 23 ganó el preolímpico 2004 en Chile. Quizás una de sus cuentas pendientes fue tener más minutos con la Selección Mayor, donde tan solo disputó un partido por las Eliminatorias Sudamericanas 2006.

En 2017, Gonzalo no soportó más estar lejos de su primer amor. Dejó las comodidades europeas, ser ídolo en Italia y eligió volver a Boedo. Volver agarrarle la mano al fútbol argentino le llevó un tiempo, pero cuando retomó el ritmo supo volver a mostrar por qué había estado tanto tiempo en Europa. El 2018 no sería el mejor año para el central, que perdería la titularidad con Fabricio Coloccini. Quizás su peor momento en sus dos etapas en el club fue cuando Juan Antonio Pizzi decidió separarlo del plantel.Pese a que el contexto para él no era favorable. Su costado como hincha seguía más vivo que nunca, y por eso dijo presente el 1 de julio de 2019 junto a su familia, dentro del predio de Avenida La Plata, donde se festejó la recuperación de los terrenos. Cabe recordar, que el defensor central había comprado 10 metros cuadrados para la vuelta.

Por pedido de sus compañeros y tras la salida del entrenador oriundo de Santa Fe, regresó a trabajar a la par del grupo. Bajo una línea de cinco y jugando de libero (tal como lo hizo durante mucho tiempo en Villareal y Fiorentina) se vio una gran versión de él.

Entre sus dos ciclos supo lograr algo que pocos puden decir, jugar 100 partidos con San Lorenzo. Su último grito de gol fue en la victoria 3-0 frente a Argentinos Juniors, por la fecha 13 de la Superliga. En total, fueron 118 partidos, 90 por torneos locales, 19 por copas internacionales y 9 por copas nacionales. Convirtió 9 goles y sufrió 4 expulsiones, consiguiendo la Copa Sudamericana del 2002.

Sin dudas una carrera más que envidiable. Por lo hecho dentro del terreno de juego y por el respeto ganado por sus compañeros, entrenadores e hinchas. La pandemia por el COVID-19, no le permite retirarse como a él le hubiese gustado, y a sus 38 cuelga los botines una de las últimas joyas surgidas de la cantera azulgrana. Por todo lo ya nombrado, nadie podrá negar que Gonzalo Rodríguez dejó siempre bien representado a San Lorenzo. Cuando vistió sus colores o estando a miles de kilómetros.

 

  • 2017, Carrera, Fiorentina, Gonzalo Rodríguez, Retiro, San Lorenzo, Selección Argentina, Villareal